viernes, 15 de febrero de 2013

Vuelta






Hoy vuelvo a tener la necesidad de tumbarme en la cama con los pies en la almohada, colocar el ordenador al borde y “pinchar” música que sé que me podrá llevar a esa añorada bahía llamada Inspiración, esperada y anhelada durante un bloqueo que ha durado ya demasiado tiempo.
Hoy vuelvo a tener la necesidad de acostarme en ropa interior y con una camiseta blanca; un gesto que me recuerda algo, pero que no llego a recordar exactamente porqué me gusta tanto, ni porqué se me antoja tan sumamente erótico.
La bolsa de la puerta ha sido retirada hace una semana, pero todavía puedo imaginarla colgada de la manilla, llena de un poco de todo, cosas que valen y otras que debería retirar de mi vida, como aquellas compañías que debería alejar y que tan seductoras me parecen.
Manías, eso es lo que son. Nos completan formando un entresijo de personalidad de la que tanto nos gusta alardear, pero de cuyo mérito carecemos. Es causalidad. El ambiente y los genes, eternos amantes que se odian y aman en la misma medida que nosotros mismos hacemos con nuestra alma. Es duro admitirlo pero no somos más que productos, y nuestros productos, actos y aprendizajes de los que fardamos, no son más que menas consecuencias del golpe de las fichas de dominó que nos preceden. No somos tan diferentes de las hormigas, tan sólo que tenemos el defecto de ser conscientes de nosotros mismos; un error de la evolución, supongo.
Por más que luchemos por abandonar comportamientos y pensamientos pueriles, estos parecen arraigarse a nuestra base de personalidad como un drago milenario que ha crecido en una tierra fértil y ajena a la acción humana. Puedes sepultar la mierda bajo la alfombra, pero cuando te olvides de ella y con la guardia baja vayas a separarla para modificar la disposición de los muebles de la estancia, allí estará, lo que escondiste para que ni tú mismo pudieses ver. Y volverá en los sueños a perturbarte el fantasma de navidades pasadas, aquel terrorífico ser que Dickens nunca se atrevió a representar en su obra, pero que es real como la mierda bajo la alfombra. Te vuelve a vigilar desde una esquina de la habitación, mientras tu respiración se acelera acorde con tu corazón, te quedas helado, paralizado, inmóvil bajo las sábanas luchando por cerrar los ojos y tratando de llegar a olvidar hasta tu propio nombre, porque él ya ha infectado hasta esa parte tan personal de ti.
Y te despiertas con la única certeza de la que cabe esperar: que el fantasma siempre va a estar ahí y que tus manías se remontan a él. Tus miedos te han traído hasta este punto en una sucesión de causa-efecto, irremediable desde la primera ficha de dominó que se tumbó por obra de un cobarde que no supo amarte por no salirse de la norma.
Temblando, pequeño débil, te hallas a ti mismo volviendo a murmurar aquellas palabras que supusieron tu mayor maldición.


2 comentarios:

  1. Que gran alegría me causa volver a leerte Pablo. Aunque no lo creas ya te echaba de menos.Ese raro sentimiento de esperar un comentario tuyo o vigilar tu blog esperando una leve modificación para sentirte vivo. jejjee
    Me alegro de volver a contemplar tus letras. Un abrazo grande!!!

    ResponderEliminar
  2. Un placer siempre volver a leerte. Me pregunto si escribirás igual de bien cuando se trata de temas alegres, me gustaría comprobarlo.

    Un saludo y un abrazo ~

    ResponderEliminar

Puedes dejar tu opinión: